Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


El aguinaldo

En mi niñez (y algo en mi adolescencia) había una costumbre muy española al filo de la Nochebuena, que todos los niños seguíamos. Pedir en nuestra casa y en las de al lado el aguinaldo. Con una pandereta o una zambomba cantábamos un corto villancico al vecino (solía ser la vecina) y le pedíamos el aguinaldo, que era un regalito navideño. Generalmente no pasaba de un trozo de turrón u otro dulce navideño y excepcionalmente unas pesetas… ¿Por qué se ha perdido esta costumbre? Sin duda a los niños de ahora todo esto debe sonarles un poco surreal o pobre, sin duda esperararían un regalo menos simbólico. Pero también es verdad que la confianza entre vecinos ha bajado mucho. Hoy somos muy poco sociables con los vecinos e incluso nos llevamos mal por cosas de ruidos y similares que se podrían arreglar hablando. Pero no lo hacemos, somos más toscos y peor educados y por eso también nos suena a viejo el aguinaldo. O a ingenuo. ¿Cantar un villancico con una pandereta, por un pedacito de turrón? Pero, ¿de qué me habla usted colega? La Navidad tradicional (nos gustara o no) ha muerto y ya no queda sino el omnímodo Corte Inglés, como dije otro día.

Aguinaldo es palabra rara. Proviene de «aguilando», del latín «in hoc anno», en este año, y de ahí derivó al regalito navideño, porque el gesto se hacía sólo una vez por año. Quienes vivimos de niños todo esto, podemos tener una vaga nostalgia. Pero -insisto- me parece cada vez más obvio que la verdadera e intimista Navidad ha muerto o agoniza entre abetos de plástico y comilonas de empresa. Creyente o no creyente, no hemos mejorado.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?