Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


VUELO DE ÁNGELES (Poema inédito)

El término lo usan y abusan los curas católicos hasta la insignificancia.

En los budistas es más creíble. Mucho más. Pero parece muy lejano.

A los nuevos adolescentes poco educados les parece una mariconada.

La mayoría de la gente usa el término con buena voluntad pero

de manera vagorosa, impropia. Como ciegos que se mueven entre árboles.

Antiguamente era una voz marcada por enfermos y mendigos…

Algunos saben que es un término deslumbrador, que rompe las fronteras

de la condición humana. Hablo de la genuina compasión. Quien la posee

y la muestra puede llorar y reir como las celestes legiones. Rompe  los límites  del cuerpo y de la mente para abrazar lo vivo como un dios

hace a un ángel. El perro canta. Ama al escorpión. Las hojas le cobijan

y los gatos le nombran su arcipreste. Oye hablar al viento, a la lluvia

y la la montaña, y ante cualquier herido (de alma o de cuerpo) convierte

el aire en un turbión de bondad. La compasión es rica como saliva

de dioses, se vuelca como el caldero de un monasterio noble, no conoce

principio ni fin porque se convierte, por milagro, en un modo de vida.

Los hombres seremos medidos por la compasión. El universo resistirá

únicamente por compasión, por compasión seremos distintos y hablaremos

finalmente la lengua de los pájaros. Por compasión nos crecerá un rubí

en la sien y la lengua se volverá cauterio y diamante. Si no llegamos a

la verdadera, a la natural y veraz compasión (y es muy problable) todo

se pudrirá como un queso con gusanos y los hijos de los hijos maldecirán

otra vez, definitivamente, poderosamente, avasalladoramente

maldecirán la Tierra.  No hay futuro sin compasión Y no, no es retórica.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?