Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


Viejo filósofo. (Poema inédito para quienes no aman este tiempo)

Acudí a ver al viejo profesor. Siempre decía que iba a hacerlo

y aproveché mi vuelta  apresurada a la ciudad… No, no le hice

la foto. No me pareció correcto. Me recibió jovial, con la cara

arrugada y la barba blanca. Creo que la casa estaba descuidada,

demasiado revueltos los libros, cacharros sin fregar, gatos por

la cocina… Nos sentamos en el patio y me ofreció un buen vino

que estaba caliente. Me preguntó por amigos y obras y no olvidó

decir lo bien que le habían parecido mis reflexiones sobre el horror

de la guerra… Noté que (algo) le temblaban las manos. Me dijo:

Si Abdel llega a su hora, te lo presentaré. Es un muchacho talentoso

pero este tiempo no es bueno… Todos están contra todos.

Si no fuera por él –entiéndeme- yo sería un prisionero de la soledad.

No queda nada de mi tiempo (noté agua en sus ojos) pero no me

importa. En realidad, Luis, sólo echo de menos una cosa…

Aquellos largos días de luz y sol, cuando nos perdíamos por

los cerros y la playa, desnudos, casi desnudos, el cuerpo vivo

y la piel con sal y azúcar oscuro, suave… ¡Los enormes días del verano

y de la voluptuosidad! Los echo tanto de menos, amigo mío…

Y entonces no les daba importancia alguna. Eran la vida y el tiempo,

nada  más. Y era cierto. La vida y el tiempo solamente

que, al fin (ya ves) te dejan en la nulidad y la devastación, sin más.

Pero sería ridículo quejarse. Lo supimos siempre. Era también

nuestra razón intelectual. La vejez no vale la pena. Lo escribí

mil veces. Pero no supe morir o no me supieron matar, y ahora

aguanto el merecido final. El gozo de los otros no me consuela.

El viejo es egoísta. Tampoco quiero mirar… ¿Me perdonas?

Y se entró a buscar más vino. Busqué palabras de consuelo

o de cercanía, qué sé yo, algo dulce, humano, hermoseante…

¿Sabes? No las supe encontrar. Nada. Me quedé mudo por entero.

Y cuando regresó me hizo mirar al cielo: Son gaviotas, gaviotas…

Cuando estoy sólo hablo con ellas. Les digo: Amigas, dejadme volar.

 

 

 

 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?