Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


VIEJO ACTOR: AMAR A UN VIEJO (Poema nuevo)

Ya sabemos, mi querido, que el teatro es un brillo muy efímero.

Aquel antiguo actor (tristemente, da igual el nombre) había sido

muy aplaudido, enormemente celebrado por quienes aman la palabra

dicha, pero con él –digámoslo así- la fama era efímera y la voz se iba…

El pobre (tras cortos y chatos arrabales de gloria) acabó en una residencia

para ancianos: no tenía familia ni mucho dinero y su saldo era gloria

marchita… Sí, daba pena verlo en ese cementerio de elefantes,

conservando aún –desvanecida- cierta luz en la mirada y en la pose…

Recordé a una tía mía (que terminó en una residencia muy lujosa)

“Estoy harta de viejos” –repetía- y había sido persona muy sensata.

Aunque tarde –los tiempos- todo el mundo sabía que el actor era gay.

Pero ahora, en los manantiales del crepúsculo, ¿importaba algo eso?

David fue un milagro: un chico de veinte años que prestaba servicios

en la residencia. ¿Por qué sería inmoral la gerontofilia? Un bien raro.

El chico hizo buenas migas con el actor -un muchacho muy hermoso-

y cuando el viejo, una tarde, le pidió que se desnudara para verlo

y sentir su belleza, el chico lo hizo y hasta se tumbó junto al viejo…

¿Qué te gustaría hacer, Andrés? Y el viejo no dudó: Volver junto al

mar de Grecia. Pero ¿con quién? Todo está dicho. Y  David replicó:

conmigo. Pensó fugarse con el viejo y lo hizo, y el viejo actor revivió

sus esplendores, entre camas de hotel, acariciantes, besos y ternura…

Cuando muy cerca de llegar a la costa, David le decía al viejo actor

que estaba enamorado de él, que sentía el fuego de la antigua llama,

el viejo murió de súbito, a su lado, en un infarto pleno de dulzuras…

¿Qué importa lo demás? David fue acusado y absuelto, y los mejores

supieron con claridad cuánto bien había hecho… Juventud y vejez no

son una insalvable frontera, se necesitan, se completan, se ayudan.

David volvió a hallar a otro anciano fascinado. El actor olvidado llevaba

en sus cenizas la alegría… Un joven hermoso le ofreció desnudez y dulzura.

A lo mejor, querido, la vida es menos mala (a ratos) que su soez pintura.

 

 

 

 

 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?