Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


SAINT-JOHN PERSE

Nació en la isla francesa de Guadalupe -esas pequeñas Antillas- en 1887. Su familia se dedicaba a la caña azucarera y al café. Pero el negocio no fue bien y en 1899, Alexis de Saint Leger -nombre real de nuestro poeta- estaba ya en Pau, en la metrópoli. Aunque ahora Galaxia Gutenberg, con traducción de Alexandra Domínguez y Juan Carlos Mestre haya publicado   -bilingüe- una nueva traducción de la “Obra poética” de Saint-John Perse, nombre literario de nuestro autor -parece que Perse por el satírico latino Persio- conviene recordar que se trata de un autor muy traducido al español. Desde las buenas y múltiples versiones del colombiano Jorge Zalamea, hasta el español Álvarez Ortega, incluso algo influido por el francés, entre otros traductores. Con todo, tengo la sensación de que este poeta de los versículos, las evocaciones reales o suntuosas, del simbolismo mezclado con el intento -lírico- de una nueva épica, me parece decía, que este tipo de poesía tan prestigioso una época, en Francia singularmente, no está hoy muy de moda, aunque tuvo no pocos seguidores ilustres como Patrice de la Tour du Pin.

Tras una etapa bohemia y muy literaria (con Valèry, Gide, Claudel o Valèry Larbaud) Saint-John Perse se dedicó a la diplomacia. Y vivió en China (cuya cultura le alcanza) España, Alemania y Reino Unido. Su libro principal    -creo-  nunca dejó de ser “Anabase” -Anábasis- de 1924, donde con el título de Jenofonte, intenta una épica-lírica del movimiento de pueblos y fronteras, a la que ya me he referido. “Anábasis” fue traducido al inglés por T. S. Eliot. “Elogios” -Eloges- su primer libro de 1911 fue sin duda el más simbolista. Los grandes movimientos del lenguaje lírico/apasionado, geográfico y humano, están en “Exilio” (1942), “Lluvias”, “Vientos” -1946- o “Señas de mar” –Amers- de 1957. Premio Nobel en 1960, Perse se retiró de la política desengañado –los nazis saquearon su casa de París- y vivió años en Washington. Su último libro, “Oiseaux” -Pájaros- es de 1963. Murió en 1975 en su casa de campo de la Provenza. Sin duda un grande, lleno de bellezas, y acaso hoy algo así como un marginado de lujo alto.

 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?