Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


RECUERDO A JUAN GIL-ALBERT

Quienes quisimos y admiramos mucho a Juan Gil-Albert (1904-1994) no podemos dejar de recordarlo hoy que hace 25 años de su muerte. Quienes lo tratamos como amigo y maestro y cualquiera que guste de esa gran literatura (memoria, ensayo, poesía) que forma la obra muy plural y exquisita de Gil-Albert, que sigue necesitando mayor reivindicación a su tan alta calidad. Desde 1990 tuvo una fuerte y destructora demencia senil, que lo retiró de todo y acabó con él. Como me decía su ya fallecido primo, el poeta César Simón: “Juan ya no existe”. Más de un año antes de la muerte efectiva de nuestro GIl-Albert. El gran poeta de “Las Ilusiones” (1942, publicado por vez primera en Argentina) y “Los Homenajes” (1976) pero escrito casi diez años antes. Gil-Albert, el estupendo narrador  de “Valentín”, de “Los Arcángeles”, el gran memorialista de “Crónica general” (1974) o de “Los días están contados” (1978). El estupendo tratadista homosexual de “Heraclés”, el singular autor de “El retrato oval” (1976), que tuve la suerte de editar y prologar. El impecable y perfecto prosista, el español tan español que no parecía de aquí: “Soy un español que razona”. Un escritor de primer rango, y una persona -menudito él- excepcional, lúcida, gay desde mucho antes de la palabra, sin complejo alguno, y deliciosamente entrañable. ¡Cuánto te debemos aún, Juan querido! Alicantino, que vivió en el exilio -México sobre todo- y en Valencia.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?