Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


PEDRO SÁNCHEZ Y LA ESPAÑA PLURAL

Trataré de ser objetivo aunque nadie lo es plenamente. Las Elecciones Generales de ayer dejan -superficialmente- un panorama casi idéntico al que había. Pedro Sánchez está más validado por los votos, aunque no puede gobernar con comodidad y debe aceptar una España plural (no sólo por regiones o autonomías, como le gusta recordar a su seguro socio Iglesias, al que no fue bien, pero los políticos son siempre remisos a reconocer sus males) sino plural en ideologías. Se demostró ayer que salvo la minoría ilustrada o los que viven de la política directa o indirectamente, el pueblo español -en horas bajas de cultura y educación- no vota con la razón sino con los sentimientos. El PSOE, en teoría con mucho descontento entre sus propias filas y con un Pedro Sánchez de liderazgo cuestionado por pactar con la Antiespaña (término que no ha inventado VOX, ni mucho menos) salió reforzado, porque la izquierda tiró del centro-izquierda -que ha sido muchos años la mayoría natural de España- jugando con el temor de que llegaba una derecha dura y antidemocrática incluso. Creo que el ganador (con sus obvios límites) no es Sánchez en persona sino la tradición centro-izquierda del PSOE y su veteranía en España- El PP fue claramente el gran perdedor por muchos motivos: años de gobierno mediocre (Rajoy fue tímido y malo), muchos escándalos de corrupción y VOX que ha sacado del armario a la derecha extrema española -estilo Le Pen en Francia- que hasta hace poco se cobijaba en el Partido Popular. Que haya extrema derecha en España es tan natural como que la haya en Francia, Italia o Noruega. Aquí aún tiene una razón más, algunos que desean la unidad de España y la ven mal defendida por otros partidos se van a VOX. Pero VOX (si hay sensatez) está muy cerca de alcanzar su techo electoral. No irá mucho más lejos. El PP tiene que reorganizarse y entender bien qué es el centro-derecha, que a veces parece entenderlo y otras muchas no y separarse un poco de la Iglesia. La religión (libre para todos) cada vez debiera ser menos política. Del separatismo catalán o vasco y de sus muchas veces claro odio a España no diré nada. Casi cuarenta años de adoctrinamiento nacionalista no se quitan en meses y menos con líderes populistas y vulgares como Otegui, Torra o Rufián. Todos de muy bajo perfil y mala ralea. Pero como dice Pablo Iglesias, que perdió y en parte por sus propias contradicciones y errores, la España plural es muy clara, lo que él no dijo (no sabemos si no le interesa decirlo) es que hay muchos modos y maneras de gestionar esa  real pluralidad y abrir la mano a Torra  o a Otegui  -tan vulgares, tan llenos de insano odio- es la peor. Sánchez tuvo anoche en el balcón de Ferraz , debe reconocerse, un buen discurso como presidente de España. Fue bueno que dijera que sería un presidente para todos, incluso para quienes no le habían votado. Eso es sentido de Estado y de España y es bueno, aunque haya que demostrarlo no tirando sólo de amiguetes, pero nuestro Sánchez no depende de él sólo. Y no es bueno (ni para el PSOE ni para nadie) usar demasiado el voto del miedo, porque funciona una vez pero no siempre. CIUDADANOS , que se fortaleció, tampoco alcanzó lo que esperaba y eso que si hubo triunfadores (con minúscula) esos fueron PSOE y CIUDADANOS. A Rivera y a los suyos no les falta entusiasmo pero deben definirse mejor, usar más de ideología y menos sentimientos y madurar un poco. Centrarse mucho y ser muy abiertos, porque ese es el fondo secreto de la mucha pluralidad española. Si Sánchez  pactara con Rivera estaríamos en una España ilustrada y con mayoría absoluta, siendo los dos generosos, pero no parece que estemos en una tal España. Sánchez ganó y no actuó mal y Rivera subió y debiera subir más mejorando. Iglesias y PODEMOS deben perder su aire de lobos que muerden y moderarse dentro de su izquierda. VOX no subirá mucho más, a no ser que todos se equivoquen en exceso. Enfín una España distinta y parecida a la de antesdeayer, pero con un Sánchez de reflexión mejor y una obvia pluralidad aunque no necesariamente gestionable como le gusta a Iglesias. Para mí mejoró Sánchez (aunque más el PSOE) y Rivera, aunque valga más CIUDADADOS, y todos los demás de un modo u otro perdieron, aunque les cueste admitir la verdad. España es plural pero la pluralidad, de todo signo, no tiene una sola y mágica forma de gestionarse. Iglesias se equivoca de nuevo. También la pluralidad es plural en soluciones. Y España sigue  con demasiados problemas que ayer los políticos, demasiado en su propio círculo de lucha, apenas vieron. Los dioses nos ayuden y siempre contra el chusmerío, que nada tiene que ver con la pobreza ni lo social. Hay chusma rica, aunque se vista de inherente vulgaridad.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?