Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


NOCHEBUENA/NAVIDAD

La Nochebuena que es el preámbulo o el inicio de la Navidad, han cambiado tanto en España, desde que yo era niño o adolescente que puedo bien decir que son irreconocibles. No soy especialmente religioso ni menos un fanático, pero la Nochebuena y la Navidad eran fiestas religiosas, celebratorias, alegres, incluso con excesos, pero religiosas. La Navidad volvía cristiana (con el nacimiento de Cristo) la muy importante fiesta pagana del «Sol Invictus» o sea del Nacimiento del Sol. Cuando yo era niño abundaban belenes y villancicos (que es lo del sur de Europa) y no abetos y trineos con Papá Noel, tirados por renos. Acá no hay renos. Estamos colonizados por un mundo anglosajón pobre y vulgar y por el feroz comercialismo del consumo planetario. ¿QUién pediría hoy el aguinaldo? ¿Dónde está la Nochebuena del champán, pero también de los villancicos, los ángeles y los pastores? Aquella Nochebuena (sin tener porqué ir a la Misa del Gallo) era mucho más cálida, tierna y bonita. ¡Adiós dulce y vieja Nochebuena! El villancico nos lo advertía: «La Nochebuena se viene/ la Nochebuena se va/ Y nosotros nos iremos/ y no volveremos más.» La Nochebuena y la Navidad cristianas son bonitas -sin beatería- y si se une algo del espíritu pagano y festivo del «Sol Invictus», mejor que mejor. Detesto el barato influjo anlosajón y eso que me dijo un chico hace mucho: «Ya no hay Nochebuena ni Navidad, sólo hay supermercados y Corte Inglés» ¡Qué pena!


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?