Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


LAS CAÍDAS DE ALEJANDRÍA

Mañana (miércoles 20) terminaré, con una intervención con láser, la segunda y última fase de mi problema urológico, por fortuna no grave pero puedo asegurar que tedioso y molesto. A unos quince días de la salida de mis memorias (tercer tomo) «Las caídas de Alejandría», como ya comenté, no puedo hacer la necesaria promoción del libro hasta después del 8 de diciembre, más o menos. Mis «Caídas de Alejandría» son metafóricas pero no tanto, no tienen que hablar de Cleopatra ni de Hipatia, pero están detrás de un mundo que veo cada vez más bárbaro, ignaro e ingrato. El lector de estas » Alejandrías» simbólicas, donde sale muchísima gente, casi todos con tropiezo o sin él, amigos, deben saber que (al igual que en los tomos anteriores) en «Las caídas de Alejandría», voluntariamente no hablo, omito, a personas que pudieron incluso ser muy amigos pero que terminamos mal. De ellos nada se dice. Pero hay amigos con quien puedo mostrar que hay o hubo baches o discrepancias; si están sepan que en mi intención son amigos de verdad. Pero los tropiezos existen siempre y en la asediada Alejandría también. Puede haber omisiones y seguro que alguna hay involuntaria (más que de nombres de hechos) téngase en cuenta que ello se debe a un modo de escritura donde he dejado fluir la memoria, sola, sin consultar nunca (realmente nunca) ninguno de los muchos diarios que llevo, a saltos, desde mi final adolescencia. Cada tomo es autónomo, pero quien quiera entenderlo todo, deberá enfrentarse con «El fin de los palacios de invierno» (2015), «Dorados días de sol y noche» (2017) y este «Las caídas de Alejandría» de 2019. Poco a poco. Recuerdo que el librito -hablo de tamaño- «Mamá» (2018) no forma parte de las memorias, es un libro sobre el singular amor y desamor materno-filial, y sólo de pasada recuerda. Este salió en Cabaret Voltaire y todos los de memorias en Pre-Textos. Amigos y amigas, por favor, cuiden mis «Alejandrías» mientras yo  -lo deseo ardientemente- intento ya olvidarme finalmente de la sonda. Salutem plurimam.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?