Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


EN LA MUERTE DE PACO CALVO SERRALLER

Como tantas veces ocurre y aunque en los últimos tiempos lo vi muy poco, Francisco Calvo Serraller (1948-2018) era amigo y conocido desde la época de los bares cultos de nuestra juventud. Por entonces Calvo Serraller -pasados años 70- todavía hacía alguna vida social, que abandonó pronto, por problemas familiares en parte (enfermedad de un hijo, creo recordar) él era muy pudoroso en esos temas. Calvo Serraller era catedrático de arte, especialista en el siglo XVII y el barroco, pero habló y escribió de todo -mucho en el periódico- porque Paco Calvo era un hombre realmente culto. De esos que cada vez se echan más de menos. Si mi relación personal con él terminó siendo escasa, la profesional era claramente buena. He dado conferencias de arte en múltiples cursos dirigidos por Calvo Serraller, desde la Universidad Menéndez Pelayo hasta en el propio Museo de El Prado. Paco Calvo sabía (y leía) que yo soy apasionado del arte, y así aunque yo estudiara filología y no arte, en buen humanismo uno se remite a las pruebas y no al papel titular.Teníamos, además, un buen amigo común, el pintor (fallecido hace bien poco) Eduardo Arroyo, sobre quien Paco Calvo escribió mucho y bien. Cuando publiqué la primera edición de “Caravaggio, exquisito y violento”, Calvo Serraller escribió un estupendo y elogioso artículo sobre el libro en “El País”. Algunos lo tenían por hombre frío; muy trabajador y estudioso Paco Calvo ganaba -como tantos- en las distancias cortas. Sólo he querido recordar al amigo, al intelectual, al gran crítico e historiador del arte, Francisco Calvo Serraller. Séale la tierra leve.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?