Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


EN LA MUERTE DE GEORGE STEINER

Murió ayer en Cambrigde (Inglaterra) con 90 años. George Steiner, vástago de una familia vienesa, perteneció a esa rica e internacional cultura judía de la diáspora, que no necesita el Estado de Israel para sentir el espiritualismo de su raza. Hijo de vieneses y nacido a fines de abril de 1929 cerca de París (en Neuilly sur Seine) cursó sus primeros estudios en Francia -y en francés- antes de que la familia se trasladara, huyendo del nazismo, a EEUU en 1940. Desde 1944 Steiner tuvo nacionalidad norteamericana, aunque conservó la francesa y terminó viviendo muchos años en el Reino Unido, sin dejar intelectual y vitalmente, el viaje. Steiner era naturalmente trilingüe por tanto, y hablaba alemán, francés e inglés, aunque la mayoría de su obra crítica (escribió también algo de ficción y verso) se redactara en inglés.  George Steiner tuvo una notable preparación universitaria y académica, antes de publicar su primer libro en 1960, «Tolstoy y Dostoievsky». Se lo tradujo al español antes en Argentina y en México que en España, aunque acá tuvo muchas traducciones y un notable prestigio en los años 90: recibió el Premio Príncipe de Asturias de Humanidades en 2001. Desde 2010, aproximadamente, Steiner estaba muy retirado ya de la vida pública. A menudo se le ha comparado con otro ingente crítico que falleció no hace mucho, Harold Bloom. La diferencia era enorme. Steiner fue un intelectual plural y muy refinado, mientras que Bloom, que acarició el vano sueño de abarcarlo todo, sólo era ducho de verdad en cultura anglosajona y fuera del inglés se perdía muy ampliamente, no así Steiner…

Entre sus muchos libros cabe citar: «Extraterritorial» (1972) , uno de sus primeros éxitos en español. «La muerte de la tragedia» (1961), «Después de Babel: Aspectos del lenguaje y la traducción» (1975), «Presencias reales» (1989), «Errata: El examen de una vida» (1997),» Lecciones de los maestros» (2004), «Los libros que no he escrito» (2008) y su última obra importante, «La poesía del pensamiento: del helenismo a Celan» (2011). La mayoría escritos en inglés, y sólo alguno en francés. He citado sólo parte de lo mucho traducido al español, pero aún quedan por traducir, aparte de su importante labor como conferenciante y articulista. Con Steiner se va, en los inicios de 2020, uno de los grandes de la alta cultura, entre la literatura y el pensamiento. Un humanista verdadero, de esos que en este mundo, hoy misérrimo, casi ya no quedan. Descanse en Arcadia. 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?