Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


EN LA MUERTE DE CAMILO SESTO

Camilo Blanes, dijo alguna vez (creo recordar) que se había puesto Sesto como apellido artístico, porque era el sexto de sus hermanos. Camilo Sesto (nacido en Alcoy, Alicante, la patria chica también del gran Juan Gil-Albert, en septiembre de 1946) fue un artísta de hermosa y refinada voz, y una trayectoria relativamente corta. Sobre todo los primeros años 70 del siglo pasado, con gran éxito, también en América. Los estudiantes o tesinandos que nos considerábamos cultos y andábamos otras sendas culturales , no podíamos decir muy alto  que nos gustaba Raphael o Camilo Sesto, porque tenían algo de popular o folclórico excesivo o tal se suponía. A mí sin embargo (y aunque mi ídolo del momento fuera Lou Reed) me gustaba mucho Camilo Sesto en canciones como “Amor, amar”. Además en el incipiente mundo gay de 1974, por ejemplo, en aquellos pequeños barecitos, ponían esas tiernas canciones de Camilo de quien -se decía- era homosexual. Mucho después tuvo un hijo, lo que puede querer decir todo o nada, pero esa leyenda gay de Camilo nunca se ha desvanecido del todo. Sus canciones me traen muchos dulces recuerdos de aquella lejana época y por eso lamento su muerte con 72 años -no sé si en Miami- sólo a unos cuantos días de haber cumplido 73. Creo que poco después de “Jesucristo Superstar” Camilo se retiró o se fue retirando y se marchó de España. Las pocas veces que después he visto entrevistas con él -siempre muy alabado- me parecía algo patético. La cirugía estética abusada lo había deformado. Como tantas operadas y operados, Camilo no era joven ni era viejo, era algo raro y artificial, rostro de operado. Para mí algo patético. Pero ya miraba a Camilo Sesto como un feliz recuerdo del pasado lejos. Me gustó mucho escucharlo entonces y le deseo el mejor viaje. No sé a quién pueda interesar, pero creo que Camilo era una figura con muchos enigmas…  


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?