Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


FINAL Y PRINCIPIO

Regresé a casa a mediodía. Es decir que, aunque todavía esté delicado, el tema de la vejiga de la orina llegó al final. Me dicen que mejor de lo que esperaban. Pero acaso no hay final sin principio. Así que resulta que mi vieja prostatitis parece, ahora, el principio de todos estos males. Debo recurrir a las virtudes estoicas (si soy capaz) para ver que este final es también el principio de alguna acción en la próstata para reducirla, pero aún no se ha especificado. Dos días de hospital nunca son agradables. Uno ve o presiente muchos finales y principios y recuerda que acaso hay una edad en que esas “goteras” de las que hablábamos ayer, deben ser reparadas para que todo vuelva a ir razonablemente bien. Así es que un buen final y otro anunciado principio del estilo. Si poco después brilla el sol, debemos convenir quizás que -pese a los momentos malos- habrá valido la pena. Dioses de la belleza y de la juventud, amparadme: Final y principio.  


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?