Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


“EL EXILIO DEL REY” (TURENA) SALIÓ AYER

La editorial Cabaret Voltaire (que tiene ya bastantes títulos míos, entre ellos “Mamá”) acaba de publicar, salió ayer mientras yo estaba homenajeando a Gil-Albert. mi última novela hasta la fecha, “El exilio del rey”. Esta novela (que modestamente me satisface y que ha quedado muy bien editada) es básicamente, pero no sólo, el diario o dietario final de Aníbal Turena por el interior de Argentina, Paraná arriba, cuando lúcidamente se siente al final de todo. Aunque sean perfectamente independientes, “El exilio del rey” tiene todo que ver con este personaje, inventado o real, que aparece en un cuento de “Para los dioses turcos” (1980): “Noticia de un desconocido, el poeta Aníbal Turena” y que reaparece en mi novela o crónica de 2012, “Majestad caída” (Alianza Editorial) y rebrota al editar yo en Renacimiento con prólogos de escritores y profesores, el recuperado libro de versos de Turena, “Coral de carne” (2014). Ahora este “El exilio del rey” parece cerrar la saga del hombre desdichado y exilado de nuestra horrible guerra, lleno de dificultad de vivir, alardes aristocráticos -es un rey en exilio- homosexual y apasionado por la cultura del Japón antiguo. Todo esto de Aníbal Turena está en este peregrinaje sin aparente meta por la Argentina del Paraná, en 1950. Encuentros con muchachos y con dos grandes, el novelista polaco -exilado en Argentina- Witold Gombrowicz y con el poeta perdido Lucio Sansilvestre, remoto autor del libro “Los Ídolos” y personaje de una gran novela de Manuel Mujica Láinez, aparecida en 1952. Historias ilustres de desheredados extravagantes, chicos con turbios destinos o notables escritores perdidos, en ese norte argentino, conforman “El exilio del rey” entorno a Aníbal Turena y a su perdido amor por Emilio Blonberg o su amistad (en la España de preguerra) con el singular y refinado Melchor Almagro Sanmartín. He usado voluntariamente un lenguaje algo hispanoamericanizado, como homenaje a esa gran y diversa extensión nuestra allá… Me despido del peculiar Aníbal Turena y en verdad (noto) no quisiera hacerlo. Deseo que os guste esta novela, no larga. ¿Será otro yo mío, Aníbal Turena?


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?