Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


EL VIAJE A BIZANCIO

Acaba de salir en las muy cuidadas ediciones de Oviedo, Ars Poetica (colección Beatus ille, que dirige Ilia Galán) una nueva edición exenta, y de muy elegante formato, de “El viaje a Bizancio” que fue mi segundo libro de poemas, y que publicó Antonio Gamoneda en la colección Provincia  de León (que fue muy notable) allá en la primavera de 1978. “El viaje a Bizancio”, que tuvo notable acogida en aquella primera salida, es en realidad mi tercer libro de versos, cronológicamente hablando, pero el real segundo,”Syrtes”, lo guardé bastantes años todavía. En realidad “El viaje a Bizancio” cuya relectura no me sonroja, acaso porque me habla de un yo muy yo, pero también muy lejos, estaba terminado de escribir a finales de febrero de 1974. Y se editó en una muy fea edición malagueña (una errata de Manuel Alvar) en 1976. Pero la minoritaria edición me gustó tan poco, que pedí a algunos amigos -entre ellos a Eduardo Haro Ibars, a quien el libro había gustado mucho- que no escribiera nada sobre él. Decidí que la edición malagueña (que es como una separata) no existía y que “El viaje a Bizancio” -con su obvia alusión a Yeats- seguía inédito y así fue hasta que se lo mandé a Gamoneda, no sin algunos cambios, pero nada sustanciales. Libro esteticista donde más que la experiencia vuela el deseo, la imagen y la metáfora, creo que muy a mi modo,en ese Bizancio de juventud, hay alusiones clásicas, poetas medievales, Yeats y aún más Wallace Stevens e incluso Lou Reed, que era entonces mi ídolo musical. Insisto que era un Bizancio muy mío, (“esa no es tierra de viejos”) pero con tantos intertextos sutiles que, realmente vieron muy pocos, pese al éxito crítico del libro al que he aludido. Fue finalista absoluto del entonces prestigioso Premio de la Crítica (en 1978) y según me contó algún miembro de ese jurado, ganador en realidad, pero se antepuso -pese a que yo ganara en votos- premiar a un poeta mayor y enfermo, porque yo tenía sólo 26 años. Da ya igual. Como he dicho “El viaje a Bizancio” en su lejanía, me gusta. Se ha editado al menos tres veces más en mis poemas reunidos en Visor y algún poema (“Piscina”) es un clásico en las antologías, pero esta es la segunda vez que el libro vuelve a salir exento y bien presentado y me ilusiona. Desde 1974/1978 hasta hoy mismo… Una reedición linda.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?