Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


EL CARRO DEL TIEMPO (Poema inédito)

Tiene diecinueve años. Moreno, alto, muy grandes

los ojos. Después de la ducha, apenas envuelto

en una toalla azul, se dejó caer en el sillón del estudio.

Estiró los brazos a lo alto, como si se mirara

las velludas axilas, y las piernas hacia el suelo,

haciendo deslizarse, como un paño, la gran toalla.

El cuerpo brillaba largo, con el cabello revuelto

y tanto invisible fuego tan joven… Pensó:

¿ cómo describiría él esta postura, que no he buscado?

Era verdad que no había intentado pose ninguna,

pero la respuesta sería: Una melancolía  fuertemente

sensual. Seguro. Pues lo cierto era que pese al fulgor

del cuerpo húmedo, de los lánguidos ojos y del pubis

exacto y entrevisto, lo que sentía en ese momento

en su interior era solamente el pasar del tiempo…

El andar aterrador y veloz del carro del Tiempo

como un ejército de rudas armaduras dispuesto

a destruirlo y avasallarlo todo. El paso del Tiempo que

asolaba su corazón y sus sentidos como asolaría

su cuerpo y el de todos, derribando torres y sexos

y labios y muslos, alargados y perfectos…

El paso arrollador del Tiempo que no dejará nada

para nadie, nada, aunque quien ahora mirara la escena

viera sólo a un hermoso muchacho, casi desnudo, que se estira.

 

 

 

 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?