Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


DONALD TRUMP

(Este artículo se ha publicado en El Norte de Castilla)

Aparentemente, a sus ya cumplidos 70 años, Donald Trump podría tener algo cómico en su aspecto, con ese pelo rubiáceo echado hacia adelante, que cuando no tapa una calvicie, produce la sensación de un peluquín mal puesto. Pero Trump (multimillonario en dólares) está muy lejos de la comicidad aunque la produzca. Sencillamente es un personaje tosco y peligroso que quiere coronar su carrera de empresario –su “Trump Organization”- no ya con dinero y mujeres, de eso tiene y ha tenido, sino con un capricho, ser presidente ultraconservador de su país. No lo duden. Es el capricho final de un tipo que se considera genial a sí mismo, llanamente porque es muy rico. Pero ya hasta sus seguidores se están dando cuenta de que Donald Trump en la Casa Blanca  sería como el elefante en la cristalería. Sin embargo Trump es un producto típico de lo peor del capitalismo: el triunfador económico que simplemente por sus miles de millones (sic) se cree con derecho a todo. Trump representa el aspecto peor del mundo norteamericano: el rico salvaje, que se ríe de lo que no le gusta, con desprecio…090915-soccer-donald-trump-pi-ch-vresize-1200-675-high_-97

Trump acentuaría el grave problema racial que ya tiene EEUU; sus relaciones con los muy a menudo humillados vecinos del sur, serían catastróficas, y por si todo esto no fuera poco (puesto que ha asegurado que aumentará los gastos de defensa) meterá a su país, al que por supuesto juzga el árbitro todopoderoso del mundo, en cualquier guerra que se tercie (no hay pocas) si es que no provoca él mismo alguna más. Eso y su prohibición de que nuevos musulmanes entren en Estados Unidos, motivará el recrudecimiento –que asimismo es un mal para Europa- de la guerra del Medio Oriente, dando un nuevo impulso al terrorismo islamista. Porque Trump parece no haberse dado cuenta –y en esto no es el único norteamericano- que hace mucho, que pese a su enorme poderío, EEUU no gana una guerra. Bien que ha perdido abandonando el escenario por la puerta de atrás y en silencio. Los de mi generación recordamos (éramos jovencitos) que EEUU perdió la guerra de Vietnam. Pero ya muy cerca, Bush –un presidente tonto sólo algo menos zafio que Trump- llevó tropas a Afganistán e invadió Irak. Todo brillante el primer día, pero luego bombas, corrupción, gobiernos títere, más atentados y la opinión norteamericana alerta, porque ya les han matado a más de 4000 soldaditos. EEUU –nadie lo negará- deja Afganistán e Irak mucho peor de como lo encontraron, pero se marchan sin hacer ruido: pierden pero no conviene que se sepa. Y por supuesto no logra controlar el polvorín y la masacre siria. Da la sensación de que para ser el autoproclamado gendarme mundial, EEUU no lo está haciendo muy bien, y eso que Obama es un moderado; pongan en su lugar al muy tosco Trump y los rayos y centellas se reduplicarán y peores.  Claramente antifemista y antigay (las mujeres son donald-trump-8para él una exhibición  más de su lujo) Trump será una concatenada fuente de nuevos problemas, que sólo sabrá solucionar con fuerza bruta y chulería. Un desastre que ya ni muchos conservadores quieren. Sin duda han oído que algunos enemigos de EEUU desean que gane Trump para que ese país no cese de tener conflictos, problemas y víctimas. ¡Menudo panorama!


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?