Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


CORONADO DE ROSAS (FELICIDAD EN 2013)

Vio el esteta al mendigo. Un cartel: “Soy de familia pobre”. Un inmigrante joven que recorría plazas y asambleas de verano, pidiendo, con un rostro sencillo y hermoso. Tenía un hijo pequeño. Ni papeles ni trabajo. ¿Qué añadía la juventud a la paternidad? ¿Qué filo de blandura y fuerza, como exquisito nardo, añadía la paternidad a la belleza?

Desnudo sobre el mármol. Como saliendo de un lago turbulento y frío, el joven rumano de ojos dulces, que buscaba justicia, sostenía a su niño entre los brazos.  Como el que busca la limpieza íntegra de un territorio virgen. Entre luz de perla. Los labios brillaban, eran más mansos y oscuros los ojos, y los rizos mojados anegaban de negro el clamor de la frente, como el vello humedecido, goteando agua, el clarín sonoro del armonioso pecho. Entre los muslos –estaba de rodillas, saliendo del agua, arrojado por la voluntad del agua- un sexo poderoso se ocultaba entre la recia solidez del muslo…

Tituló el esteta: “Suplicante Amor”. El ministro del ramo pudo haber escrito debajo: “La Nueva Patria”. La enamorada: “Siempre”. Como el optimista. El beato: “Nunca”. El mundo ha de cambiar, precisa en mil órdenes cambiar. Justicia para los pueblos y justicia al humano singular. Renovarse. Cambiar.  Sea maldito para siempre quien no esté ahora a favor de otro mundo. De sus otras casi infinitas posibilidades. Un nuevo amor. Una nueva belleza. De un continente nuevo. De otra luz distinta…

(Una salutación en Facebook)


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?