Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


Breve homenaje a “Little Joe” (Dallesandro)

Tras morir Lou Reed (gran mito de un tiempo) uno piensa que lo poco que queda de todoaquello es una Patti Smith, heroica pero canosa, que ya sólo da el tipo en el recuerdo. Y entonces pienso que aún vive (aunque pocos se acuerden de él) Joe D’Allesandro (o Dallesandro, como él prefiere) aquel hermoso “little Joe” (pues mide 1’68) que sale en “Take a walk on the wild side” como célebre bellezón y chapero que cobra. Y es que, en efecto, el próximo 31 de Diciembre, Joe cumplirá 65 años, pues nació en Pensacola en 1948. Como era bajito y de extracción marginal, pero muy atractivo, empezó ganándose la vida como modelo de fotos con desnudos o semidesnudos en la famosa Phisical Pictorial y , por supuesto, cobrando como “rent boy”. Andy Warhol y su amigo Paul Morrissey lo conocieron en 1967 y poco después, el chico empezó en la famosa “Factory” neoyorquina. Warhol (y Reed) lo lanzaron al estrellato no sólo en la canción célebre sino en la curiosa película de Morrissey “Flesh” (Carne) de 1969, en la que Joe se luce como guapo chapero de N, Y., bisexual, que coquetea con las drogas. El camino (aunque con éxito algo menor) siguió en las otras dos películas de la serie Morrissey/Warhol, “Trash” (Basura) de 1970 y “Heat” (Calor) de 1972. Aunque intervendría  aún en más películas y actos sociales, la fugaz estrella de Joe se empieza a eclipsar, dejando un reguero mítico. Vistas en aquellos años, estas películas tenían, en su atrevimiento, magia y lujo de un glamour contrario, diferente. Todavía con Warhol participó -ya no de protagonista- en “Blood for Dracula” (Sangre para Drácula) de 1974 y, después, en papeles cortos y en películas de los franceses Louis Malle, Serge Gainsbourg, el cantante, (“Je t’aime, moi non plus”) o con el esperable John Waters.  Tranquilo y alejado, Joe declaró en una entrevista a fines de los 90: “He pasado  algunas dificultades, pero he tenido una gran vida”.  Se ha casado dos veces y tiene dos hijos. Curioso que Almodóvar no lo buscara para algún “cameo”, digamos que en los pasados 80. Joe Dallesandro ha sido la imagen del joven libre sexualmente y en todo, como la época pedía, y ahora es un viejo que no guarda rencor y que habrá sentido la muerte de Lou Reed, aquel singular y estupendo camarada. ¡Por tí, Joe! Que no decaiga. 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?