Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


BENALMÁDENA. VACACIONES. JULIO, 1976.

Había estado el mes anterior en París, todavía (ya no es así) poniéndome al día de todo, y después fui a un buen (muy buen hotel) de aquella Benalmádena, para pasar casi todo el mes de julio, en verdaderas vacaciones estivales: Mar, piscina, aperitivos de Campari en bañador, mucha lectura, escribir algo, excursiones en coche por la tarde y empaparme de todas las bellezas en que me fascinaba. Benalmádena seguía aún siendo tranquila y bella, Torremolinos excitante (duraría poco) y ahí estaba aún  el querido y gran Pablo García Baena en su tienda, llamada “El Baúl”.  Mucho de ese verano de Benalmádena (con mamá y un amigo de ella), yo sólo en una habitación enorme que llené de libros, está narrado mucho más y mejor, en el segundo tomo de mis memorias “Dorados días de sol y noche” (Pre-Textos). Hoy traigo esta foto tomada en el balcón de mi habitación en el hotel de Benalmádena, para asomarme a un mundo perdido y que no volverá jamás, porque en mi recuerdo quedo sólo yo de tantos como estuvieron por entonces. La memoria entristece de nostalgia, pero también vivifica porque llena todo de un antiguo aire luminoso y limpio. Benalmádena, julio brillante de 1976, 24 años aún tenía. Quizá sintiera tristezas varias (seguro) pero ¡fui tan feliz!. Sí acaricia el recuerdo. 


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?