Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


AMPARO MUÑOZ, LA BELLA PERDEDORA

Miguel Fernández es granadino (1962), narrador y periodista. En labor de tal ha hecho curiosas y amenas biografías de modernos, cercanos personajes trágicos, como el compositor argentino Waldo de los Ríos -su versión moderna del “Himno a la alegría”- que se suicidó en Madrid en 1977: ¿Drogas, problemas en su casi oculta vida gay? No sabemos. Todo probablemente.  Ahora Fernández publica en Roca Editorial, “La vida rota. La biografía definitiva de Amparo Muñoz”. Amparo fue aquella bellísima mujer malagueña -Miss Universo en Manila en 1974, 19 años- que luego hizo cine -yo la conocí en una tertulia con Elías Querejeta, que iba con ella- y que después cayó en los despeñaderos de la mala vida, que parece buena, con heroína, pérdidas generales (perdida) y hasta malas lenguas dijeron que prostitución. Pero las fotos de los grandes momentos de Amparo Muñoz son de una belleza sobrecogedora. Es la historia de la mujer sagrada, que baja del Olimpo al cieno.

Tanto andan diciendo de ella, que en una entrevista responderá: “No todo lo que he vivido ha sido una mierda”. Murió en 2011 intentando salvar lo que estaba casi hundido del todo. Miguel Fernández la conoció muy bien porque hizo (con cintas grabadas de largas entrevistas) el libro que publicó en vida, como sus memorias: “La vida es el precio” (2005), estando ya enferma. Libro obviamente superado ahora. “La vida rota” trata del signo trágico de la belleza, de la fatal decadencia de los perdedores y de una hermosa mujer que terminó deshecha. “La vida rota” nos muestra que puede haber buenas biografías muy cercanas. Amparo: “Cuando quise decir no ya era tarde. Lo he pagado caro.” Literatura viva.


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?