Imagen de noticias de LAdeV

Ver todas las noticias


AGOBIO, OPROBIO, MIEDO

Alguien ha dicho (y no uno, más de uno) que la democracia española anda mal, mientras el país -asolado por este Gobierno- crece en una partitocracia servil. ¿Por qué servil? El presidente Sánchez es tildado -con bastante razón- y muy habitualmente de ególatra inmenso, pero es un raro ególatra, pues para seguir en la poltrona de Moncloa, debe arrodillarse a diario ante sus socios paleoestalinistas de Podemos          -hombres y mujeres nefastos- y ante la otra parte de la horda que son los separatistas catalanes y vascos, ante los cuales Sánchez tiene que hacer la vista gorda, si quiere seguir mandando, que es lo único que quiere. Aunque pocos reparan en que con uno que caiga caen todos, pero por eso chanchullean entre ellos. ¿Qué interés pueden tener por España, partidos que quieren destruir el país? ¿Quién razonable se fiaría, a nivel nacional, de Rufián o de Otegui? Sólo Iglesias /Montero.

La gente (basta oír o leer aquí o allá) está cada vez más descontenta de este Gobierno -menos sus interesados forofos- y muchos que los votaron ya no lo harían. Unas elecciones generales serían más que clarificadoras, pero es lo último que desean Sánchez y ese Podemos que siembra comunismo tercermundista, y que le da igual que el pueblo sea cada vez más pobre, si ellos viven en sus palacios. Desprestigian monarquía y constitución (república no es sinónimo de izquierda, como cree esta gente) y mientras somos el último país de Europa en todo o casi todo, la gente -descontenta- no reacciona porque es cada vez más inculta, no sabe pensar, cada vez está peor educada (claro esto viene de muy atrás, pero el actual Gobierno lo aprovecha) y tiene miedo de la pandemia -que el Gobierno de nuevo utiliza como escudo para otras tropelías- y miedo a la crisis económica general y particular, que nos hace a todos y cada uno, cada día más pobres. Un pueblo lleno de temor y angustia, agobiado, tiene escasa reacción ante un Gobierno (ellos y ellas) del que cada vez está más descontento. Mientras todo baja, crece el miedo al Gobierno, a sus socios, a sus planes destructivos y totalitarios, a la pandemia -el Gobierno no anima, atemoriza- porque sirve a sus intereses y a una crisis económica amplísima que lo empobrecerá todo más. ¿Qué hacer? Hay que buscar unas elecciones generales limpias cuanto antes y oponerse a las triquiñuelas del

Gobierno (y no digamos de Podemos) de facto y cuanto antes. Estamos gobernados por una horda de necios e ineptas -o al revés- y con ellos toda salida es mala. Pero sin la menor consideración, este Gobierno utilizan todo lo malo para salvarse. Sánchez no es el peor, pero sí el gran culpable, porque todo se hace para que él siga en su trono, cueste lo que cueste. ¡Aterrador y desolador!  (Reflexiones de un historiador futuro en el capítulo: EL GOBIERNO ESPAÑOL QUE ADMIRÓ AL DICTADOR Y VULGAR PERSONAJE, NICOLÁS MADURO).


¿Te gustó la noticia?

¿Te gusta la página?