Imagen de obra de LAdeV

Volver


Mucho más triste que la muerte odiosa

de Huir del invierno

Amante de la Muerte, enamorado feliz del único reposo que habita en este mundo: ¡Sal, sal fuera, huye, escapa para siempre! ¿Cómo perseverar un año más? Es muy duro   el camino, y no me gusta nada este universo. Porque amo, y la mano parpadea en el aire. Deseo, y el ansia no se transforma en cuerpos rubios. Y caen mis párpados, porque no soy feliz apenas nunca, y pesa extrañamente la melancolía. Yo huiría de aquí, no me veríais nunca, gritaría ¡fuego!, ¡fuego! Y cerrando el telón me pondría un vestido verde, como de escamas de otro mundo. Porque he querido ser un rey que cena antes de la guillotina; un frívolo galán bajo un baile de arañas, y un hermoso muchacho cuya vida es de amor y de lujo. Pero ninguno he sido. Es muy arduo vivir. Y ningún futuro (ninguno) es elegante o digno.