Imagen de obra de LAdeV

Volver


Palabras de un lector del "Fedro"

de Hymnica

Cuando se ofrezca a ti la Belleza, cuando sacuda su pelo un minuto en el viento, cuando brille su torso espléndido, acéptala como el presente de un rey magnánimo. Complácete en su figura joven, en su oro súbito, en su pecho terso, que apareció sin saber por qué, en horas extraordinarias o cotidianas. No preguntes jamás qué significa aquello. Es incorrecto demandar al rey por su regalo. Incorrecto e inútil. Acéptalo nada más. Mira el don fugaz, y goza, hazlo tuyo si puedes. Desea. Porque pronto, ya sabes, se tornará ceniza, y la Belleza, tras el deseo, es tan sólo memoria. Y no olvides que la última elegancia es la tierra imaginada. El doncel que busca al dragón. Su espera en la noche. La armonía de su cuerpo que sueña diosas lejanas...