Imagen de obra de LAdeV

Volver


Epinicio

de Hymnica

Salta al aire, y arde al sol en un brillo encendido. El músculo se estira victorioso. Ondea el pelo rubio, y bailan sedas de agua sobre una piel de oro. Bulle un río, y el cuerpo es la sed de una batalla. Los brazos se alargan, y las piernas armoniosas y brillantes. Se cierra un bosque al cerrar los ojos. Cantan las manos. El cuerpo adolescente reta al aire. Como un himno se eleva la figura, y se ondula. El pelo nada, la piel seduce al ámbar, y el impulso se transforma en joven música encendida. Salta ahora. Y es todo victoria. Quien saltó y quien baja es otro distinto. Y va más allá el milagro porque es otro el que mira.