Imagen de obra de LAdeV

Volver


Epitafio

de Proyecto para excavar una villa romana en el páramo

Amigo que pasas, detente un instante. Yacen aquí las cenizas de alguien que no pidió venir (al que nada le hubiese importado no venir) y que, sin dolor, nunca temió irse. Como tú, pensaba que este mundo es oscuro y sucio, y crueles y necios la mayoría de los hombres, avaros y egoistas. Hay momentos de lujo: la belleza y el arte. Los chicos y los libros. Él no buscó más. Y agradece a los dioses que le impidieran llegar a la vejez, tediosa y terrible. Atrapa el presente, amigo. Goza y no tengas miedo. El mundo no tiene arreglo y los hombres tampoco. Suciedad y traición colman la vida. Coge los momentos fugaces de luz y calienta con ellos la tumba. Aquí sólo hay silencio y olvido. Claro que hubiera dado igual no venir. Pero ya que llegaste (sin pedirlo) pásalo lo mejor que puedas… Te lo dice quien, sin dolor, no temió partir. Y lo hizo de golpe preciso. Tranquilo, el Averno es benigno. Y en verdad nada es peor (salva los dorados momentos de oro) que la vida misma. La inclemente y dulce vida. Entrar, salir… No temas. Nada hay, sólo el presente existe. Sé feliz, caminante. Me llamo Nadie. Como tú, como aquel, como todos… Nadie descansando en Nada.