Imagen de obra de LAdeV

Volver


Raso en la autopista

de Sublime Solarium

L'anima sua bianchissima e leggera Sergio Corazzini Brillantes son las avenidas de la noche, las vacías autopistas que solitario atraviesas en la cabina de un coche, como si una soledad acristalada permitiese la vida de los sueños, de las niñas que mueren de amor ante los cines, fuera del mundo, al borde de la noche. Automóviles solos que en todos los moteles hablan del saxo azul de los night-clubs, de un silencio de seda, del fuego que abrasa las tablas de la ley cuando el malhechor - raso en la pechera - decide ahogar su dolor en los cetáceos muertos, en la pálida estrella que ve brillar tras el arabesco del balcón en un motel cualquiera... Con el alba el claror redibuja un paisaje, el cascote del día resuena contra el níquel y hay olor a comienzo de caza en los bares desiertos, desiertas avenidas... Las sábanas entonces, al que tarde regresa, le ofrecen dulzura de hierba cortada, rocío en las hojas de los tréboles, trinos de tordos que saludan al alba. En tanto tú regresas, marchito el clavel en la tersa solapa, dispuesto al sueño, al olvido del dolor, al rubio olor del champaña... Y mientras, las carreteras desenvuelven las alfombras azules de la madrugada.