Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


Decadencias

Piaf de las tinieblas

Seguro que Sarkozy oye mucho a Edith Piaf y le gusta o debiera gustarle. Piaf fue bastantes años (más que Mistinguett o Arletty, más incluso que Brassens) la voz de Francia. La voz del pueblo francés, la voz de la Francia profunda, que no era sofisticada a lo Cocteau, sino todavía en los pasados años 40 y 50, pobre. Por aquel entonces -hoy anda decaída, ni mucho menos lo que fue- el universo mundo casi entero se rendía al “glamour” de la cultura francesa, que era sobre todo intelectual o mundana: O Sartre o Chanel. Pero la Francia de los barrios de París (el malevo Pigalle de la mala vida) o de los pueblos, la profunda Francia provinciana, era un país pobre, con pocos cuartos de baño. Esa Francia de Villon y de Montmartre es de la que salió Edith Piaf, una chica pobre y no muy agraciada pero con una voz y un sentimiento esplendorosos…

Canciones como “La vie en rose”, “Panam” (el nombre argótico de París) o “Rien de rien” llevan mucho de Francia dentro -si es  con la voz de Piaf- en su ritmo y sus erres rodadas. Ahora Edith, artrítica y drogodependiente, ha vuelto en una película biográfica  de Olivier Dahan, que no es gran cosa, aunque se deja ver, y que cuenta con la actuación de una Marion Cotillard que quiere mimetizar por entero a Piaf, y que casi lo consigue. La película es un mero “biopic” con algo de musical, que muestra el lado oscuro de la gloria. Pero, sobre todo, nos vuelve hacer oír a Piaf, maravillosa, y nos muestra aquella Francia pobre y algo mugrienta que también muchos franceses habrán olvidado, pero que sus políticos deben recordar -y más los hijos de emigrantes- porque esa era la Francia de “La Marsellesa”, que una Piaf niña cantaba por los barrios pobres de París, hacia 1920, junto a su padre, más pobre aún, contorsionista o titiritero.

Por lo demás es cierto que la película, en su modestia, quiere recordarnos asimismo el famoso “Problema XXX” de los “Problemata” de Aristóteles. El genio suele ir unido a la melancolía, y por tanto los hombres y las mujeres “geniales” en el dominio del arte que fuere, vienen a ser saturnales, es decir, ciclotímicos, excesivos, desgarrados, apasionados, desequilibrados, incapaces de templanza, o sea, nada normales. Piaf  incluida. Le gustó el mundo de la calle y de la golfemia, y como cantó al fin: “Je ne regrette rien”  No me arrepiento de nada. Amores, desastres, alcohol, morfina, “coco”, como se decía en los años treinta a la cocaína. El desarreglo de los sentidos de que habló el muchachito visionario, Rimbaud. ¿Tiene que ser siempre así? No, pero lo es a menudo. Piedad, señores burgueses. Villon anduvo entre maleantes, Verlaine murió alcoholizado de absenta y sexo ambidextro, Cocteau (eso sí, con mucho chic) nunca dejó el opio, aunque lo intentó varias veces. Piaf murió de una artrosis degenerativa ayudada por su vida peor. Pero cuando un francés -o alguien educado en esa cultura- oye esa voz que sabe a bohemia y callejuelas, a cabarés y a impresionistas, a esplendor y pobreza, se maravilla, se ilumina y sabe, pese a todos los pesares, que la noche será grata. Que es bueno el champán. Que has llegado a casa. Que ya estás en ella.


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?