Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


PEDRO SÁNCHEZ: LUCES, SOMBRAS

Nadie sabe con certeza lo que piensan “todos” los españoles, que será variado y plural. Y es más que posible que el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenga su selecto club de fans. No lo dudo. Pero recibo la impresión en redes sociales, periódicos de todo género y hasta televisiones (de contenido político) de que la mayoría de los españoles no estamos contentos con el gobierno Sánchez. A primera vista se podría decir que es un hombre de éxito, ya que Sánchez -nacido en 1972, es decir, tiene 46 años- fue ya secretario general del PSOE -partido muy honorable- en 2012. Pero tampoco hay que olvidar que sus sus compañeros de partido lo echaron dos años después. Casi como quien ejecuta una venganza personal, Sánchez volvió a la secretaría general del PSOE en 2016 e inició una desesperada búsqueda del triunfo, que le ha llevado (tras una lícita moción de censura a Rajoy) a ser Presidente del Gobierno de España. Según sus enemigos -que hasta donde percibo, son muchos- el peor presidente de esta etapa democrática española. Pedro Sánchez obtuvo los más bajos resultados  en votos de la historia reciente del PSOE (muchos juzgan asimismo que se está cargando el buen centrismo izquierdista de su partido), como gobierna en minoría, ha buscado apoyos que muchos consideramos nefastos: la izquierda radical, pero lo que es mucho peor los chabacanos populismos pseudoizquierdistas, y los separatistas especialmente catalanes, anticonstitucionales y echados al monte. Parece que además Sánchez (que adora la Moncloa y tiene un apego casi erótico al sillón presidencial) hace excesivas concesiones -y ello es muy grave- a estos separatistas que infaman a España y le declaran públicamente su odio. ¿Es posible, no en país alguno de nuestro entorno, que el Presidente del Gobierno de España, se apoye en los votos de quienes desean destruir España y procuran su daño? A mí me parece absurdo e inverosímil y juzgo que, entre los no pocos tropezones de Sánchez (como intentar minimizar la figura del Jefe del Estado) este de apoyarse en la peor Antiespaña, es el más lamentable. La honestidad de Sánchez brillaría si convocara -es obvio que no quiere, y sólo malas situaciones le llevarían a ello- unas prontas Elecciones Generales para ver qué opinamos todos y si nos gusta su apoyo al mastuerzo de Torra y entorno. Pero Sánchez (y eso es poco de buen político) teme a esas elecciones generales, porque tiene claro que las perdería. Lo peor no es que las pierda él -digo- sino que un partido notable como el PSOE salga muy dañado por culpa de su secretario general, Pedro Sánchez. Yo he votado treinta años al PSOE y he tenido amistad con muchos políticos socialistas, pero creo que Pedro Sánchez lo hace mal, y su loca sed de poder, está hipotecando el futuro de España a sus enemigos- Se preguntan por el ascenso de Vox (extrema derecha que no me gusta) pero que es fruto en mucha medida de los radicalismos de Podemos, los populismos de baratura, y del conciliábulo inaúdito Torra-Sánchez. Mientras más dure eso, más subirá Vox y más posibilidades tendrá Sánchez de perder las elecciones. Si es un político honesto, de izquierda democrática limpia, y siente el país que preside, Sánchez debe convocar elecciones generales muy pronto. A mi entender ( y por lo que percibo) la imagen de este presidente no bueno, se deteriora día tras día. Él sabrá. Creo que una gran mayoría -en grados distintos- no lo quiere o piensa que se equivoca en sus apoyos, muy gravemente. Torra tendría que estar bajo severa vigilancia y no “mimado” por Sánchez. Y recordemos que el PSOE también se juega mucho en todo esto.


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?