Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


JEAN D’ORMESSON , LA INEPTOCRACIA Y AHORA

Jean d’Ormesson (1925-2017) fue un novelista y ensayista francés, acádemico de la lengua -decano de la Academia Francesa tras la muerte de Claude Lévi-Strauss en 2009- de gran prestigio en su país y poco conocido entre nosotros, donde se han traducido cuatro o cinco de sus novelas. D’Ormesson fue más conocido cuando en 1981 fue el académico encargado de contestar el discurso de entrada de Marguerite Yourcenar, la primera mujer entre los «inmortales». Muy prestigioso en su país y menos notorio fuera, entre sus novelas traducidas podemos citar «Au revoir et merci» (1966), Adiós y gracias, o la más célebre «Histoire du juif  errant» , El judío errante, de 1991.  Falleció a los 92 años, y sólo poco antes de su muerte lúcida, D’Ormesson escribió y difundió su teoría de «l’ineptocracie» (la ineptocracia) que es por lo que ahora lo evocamos, aunque obviamente el no conoció la pandemia actual ni los gobiernos de ahora. D’Ormesson creía (el tema no es nuevo) que asistíamos en Occidente-diría yo que hoy en España más- a un deterioro  a ratos sutil y a veces burdo de la democracia, en favor de esa ineptocracia, que definió literalmente así: «La ineptocracia es el sistema de gobierno en el que los menos preparados para gobernar son elegidos por los menos preparados para producir, y los menos preparados para procurarse su sustento son regalados con bienes y servicios  pagados con los impuestos  confiscatorios  sobre el trabajo y la riqueza de unos productores en número descendente, y todo ello promovido por una política populista y demagoga que predica teorías que sabe que han fracasado allí donde se han aplicado, a unas personas que sabe que son idiotas.»

Definición de D’Ormesson de la ineptocracia- ¿Somos ajenos al tema? ¿Nada nos incumbe? ¿Nada tenemos que ver?  Sobre la ineptocracia (sin darle ese nombre) el ensayista japonés y budista, Teitaro Suzuki, algunos años antes, había escrito: «Quienes están embriagados de poder son ineptos para percibir que el poder es enceguecedor  y que su horizonte interior es cada vez más estrecho». Parece que avisados estábamos: ¡Ineptocracia omnímoda!.

(El actual Gobierno español de Pedro Sánchez, con sus mil bajezas y concesiones, con su dependencia  del retrocomunismo -que muchos temen- de Podemos, parece un triste ejemplo de ineptocracia ahora mismo. Hay mujeres y hombres más o menos ineptos, pero temo que casi ninguno se salva del común denominador de ineptas/ineptos. Presidente incluido. El movimiento ciudadano contra el Gobierno Sánchez es cada día mayor y se teme que él y los suyos reaccionen mal a esa oposición. Teniendo a Podemos de socio, cualquier disparate es posible. Hace falta precaución y vigilancia extrema. Por de pronto Sánchez , en su lucha legítima contra la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, que son del PP, no tiene pudor y carga contra todos los madrileños. A todos nos va a hacer sufrir un desconfinamiento peor y más lento, porque está contra el Gobierno autonómico. Los madrileños no nos merecemos la injusticia y el mal trato de Sánchez y debemos estar, claramente, en su contra, mientras favorece a la Barcelona de Colau y Quim Torra, horrible, y nos zahiere y ningunea a los de aquí. No lo olvidemos, como capital del Reino, la mayoría de las grandes manifestaciones de esta ciudad -la del 8M, por ejemplo- son promovidas y convocadas por el Gobierno Nacional, bueno o malo, no por el autonómico. Sánchez contra los madrileños. No debe olvidarse. Por lo demás la horrible ineptocracia anda por todos lados, desde Trump a Maduro, pasando por Italia o Gran Bretaña, entre tantos. Ineptocracia: el mal mental del siglo. O de la falta de mente. O el ejercicio de mentes ladronas e interesadas en mandar y lucrarse mucho, sin paliativos ni vergüenza. ¡Pobres de nosotros! No afirmo ni niego porque el problema es muy grave, sólo invito a pensar: Hay que tomar todos los cuidados contra la pandemia, todos, y la reclusión era necesaria un tiempo, pero ¿todavía? Tómense todos los cuidados necesarios pero ¿se puede más de dos meses «detener» casi por entero la vida? La crisis de pobreza que puede venirse encima de todos es aterradora…)


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?