Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


JAVIER ÁVILA Y LA NOVELA «POLVO» DE UN PUERTORRIQUEÑO

Creo que conocí a Javier Ávila en mi segundo viaje a Puerto Rico (en compañía entonces de Paco Brines) creo que en 2005. Entonces era un joven atractivo e inteligente de unos 30 años. A mí me pareció un mulato claro, pero le he oído decir entrevistado en una televisión en español de EEUU que en Puerto Rico a él lo tenían por blanco -obvio no es negro- y que sólo al irse a vivir a Pensilvania, aprendió a que lo consideraran «distinto». La literatura de Puerto Rico -mal conocida a menudo- es básica por no decir totalmente literatura en español: No acudamos al gran Palés Matos o a Julia de Burgos. Más cerca cito otros nombres como el fallecido Manuel Ramos Otero, o de buenos amigos y notables poetas: Martínez Maldonado, José Luis Vega o Hjalmar Flax . Lo curioso de Javier Ávila siendo tan plenamente boricua, es que casado con una norteamericana y profesor de inglés, además, si habla inglés lo hace con un perfecto acento norteamericano. Hasta ahora, ha escrito novelas de éxito en inglés  «Different» (2001) -que me gustó mucho- o «Professor in ruins», y libros de poesía en español abundantemente premiados, «La simetría del tiempo», «Criatura del olvido» (2007) o «El papel del difunto» (2010) entre otros. Ahora acaba de publicar (en medio de su espectáculo escénico) su primera novela en español «Polvo»  -valen las dos acepciones del término-  publicada por Libros AC. Javier Ávila (gran defensor de lo latino, de lo hispano) en ese aludido espectáculo, bilíngüe, que él mismo dice y escribe,  «The Trouble with my name»  (El problema o la dificultad de mi nombre) habla sobre la experiencia creciente de ser latino en Estados Unidos y cómo pronunciar bien «Javier Ávila». Algo, me parece, muy contra el marcado antihispanismo del hortera y vulgar presidente Trump, un payaso con mando en plaza… A Javier Ávila se debe esta frase que gana intensidad en inglés: «¿Llevas veinte años en EEUU y todavía no hablas español?» Pero vayamos a «Polvo», una novela sencilla, compleja y magnífica. La vida del puertorriqueño Vicente Acevedo, mujeriego -mucho- traductor y buena persona que al final comete un crimen de justicia. La novela (entre Pensilvania y Puerto Rico, Bayamón) no sólo cautiva, capta la atención, sino que nos lleva a muchos puntos complejos. Una novela que sin duda tendría éxito entre nosotros. En cualquier caso, baste este apunte laudatorio, para que no olvide un nombre que crece: Javier Ávila. Sin problemas con su nombre.


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?