Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


CARAVAGGIO MÁS CERCA

Sabemos que los hechos de la Historia se mueven y reinterpretan. En la Historia política se pueden temer las reubicaciones, a menudo interesadas. En la Historia del Arte, al contrario, esas nuevas miradas suelen aportar novedades y hasta salvar de injustos olvidos. Michelangelo Merisi da Caravaggio, hoy uno de los grandes pintores de Europa y en su época un hombre violento, refinado y singular, fue (es) uno de esos casos. Nacido en 1571 en Caravaggio, un pueblo de Lombardía, no lejos de Milán, viajó muy joven a Roma al comprender que la gran pintura de la época se hacía entonces allí y en el sur de la península -Nápoles, Sicilia- entonces bajo dominio español. La vida y el arte de Caravaggio fue una aventura de furia y refinamiento, casi siempre entre las malas calles y los nobles palacios, que traté de interpretar en mi libro “Caravaggio, exquisito y violento”.  Muerte oscura y solitaria, bajo el calor estivo de julio en la playa de Porto Ercole, cerca de Ostia. Hoy ya se sostiene más que los caballeros de Malta lo mataron en Nápoles, después de unos años de persecución y más tarde se montó la leyenda (muy de acuerdo con su vida) de su muerte afiebrada y solitaria en una playa ardiente, camino de Roma, donde buscaba el perdón por el crimen cometido en el juego de pelota, años atrás. Como sea, Caravaggio, tras haber sido (y ser) un genio, quedó bastante relegado no mucho después, hasta que fue salvado del relativo olvido, por uno de los grandes maestros de la historiografía italiana del arte, en el siglo XX ya, Roberto Longhi.

Siempre se dijo que su etapa juvenil romana (la más refinada) bajo la protección del no muy santo Cardenal del Monte, estuvo llena de vida callejera extraviada con putas y chaperos, que fueron modelos y amigos. Se ha tardado en descubrir que uno de esos amigos, el mejor, modelo y probable ocasional amante del Merisi, terminaría siendo un pintor humilde y convencional en Sicilia, donde había nacido en 1577. Seis años más joven que Caravaggio, atractivo, Mario Minnitti fue retratado por primera vez en “Muchacho con cesto de frutas” de 1593. Pero su cercanía con Caravaggio se hace evidente en el hermoso lienzo “Los músicos” de 1595. Mario es el joven que tañe el laúd en primer plano, mientras que a su lado, en escorzo y con la boca entreabierta, hay otro joven menos lindo que es (hoy no parece haber duda) el propio Caravaggio. El Merisi siguió utilizando como modelo a su amigo Minnitti, al menos varias veces más, que incluyen “La vocación de San Mateo”, esa gran lección de tenebrismo.  Después sus caminos se separaron porque frente a la turbulencia de Caravaggio, Mario resultó un hombre convencional y familiar. Aún así acogió en su casa al viejo amigo, cuando este pasó por Sicilia huyendo ya de los malteses. Fueron dos destinos muy diferentes, aquellos amigos juveniles. Mario Minnitti murió en Siracusa en 1640. De no haber sido amigo y modelo del Merisi, estaría más que olvidado.

 

 


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?