Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


BIOGRAFÍA DE VICENTE ALEIXANDRE

La editorial barcelonesa Stella Maris otorgó su segundo premio de Biografías y Memorias, allá por febrero, a una biografía de Vicente Aleixandre realizada por un no muy conocido escritor, Emilio Calderón, que nunca conoció a Aleixandre, lo que con todo es secundario. El libro se titula (un verso del poeta) “La memoria del hombre está en sus besos. Vicente Aleixandre. Biografía.” En un país tan poco dado a las biografías veraces y que no tiendan a convertir al biografiado en una sacra estatua de mármol, toda biografía con visos de verdad (aunque tenga lagunas y zonas peor que ambiguas) es bienvenida y al_firmadespierta curiosidad. Existían dos breves biografías de Aleixandre publicadas en vida del autor y ambas hechas al gusto –muy puritano en público- de Vicente, por dos muy cercanos amigos, la de Leopoldo de Luis (1971) y la de Antonio Colinas (1978). Siendo buenas son biografías sólo en lo superficial fiables pues recogen lo que Aleixandre quería que se dijera de él, su vida sexual y amorosa –muy importante en su vivir- prácticamente no sale. Alguna vez amigos muy cercanos a Vicente comentamos lo importante que será su correspondencia cuando se edite entera al_conlorcaycernuda_1024(está lejos) y una biografía que no atendiera a la en apariencia muy anodina vida del poeta y premio Nobel Vicente Aleixandre (1898-1984) sino a su vida interior e íntima que él procuraba celar fuera del estricto circuito gay y amistoso, las dos cosas…

Para la mayoría la clave básica de Aleixandre está en saber si fue o no homosexual, como tanto se decía. Vicente fue bisexual hasta las 28 años (1930) según narraba él aleixandre-portada-bajamismo y homosexual después.  Cuando su antigua amante alemana Eva venía a verle en la postguerra (ya no había nada sexual) Vicente aprovechaba esa visita como escudo. Pero te decía que ni Dámaso Alonso ni Pedro Sáinz Rodríguez mentían cuando aseguraban que habían ido jóvenes de putas con Vicente. Era verdad. Tanto como sus amores masculinos posteriores (José Manuel, Andrés Acero) que a los amigos nos detallaba. Más cauto era con los amores de postguerra, dentro del chalet de Velintonia, y  cuyo nombre cimero y muy oculto en vida de Vicente (aunque el otro jamás calló en intimidad su pasión y admiración por el poeta) fue Carlos Bousoño, alto teórico y poeta algo preterido tras una larga vejez. Uno de los “descubrimientos” básicos del libro de  Calderón es la carta de amor de Aleixandre –hay más o las hubo- a “Carlitines”.  Un fragmento de esa carta: “Qué bonito estás Carlitines. Qué guapo y qué dulce para mi amor.”  Esto no es nuevo para ningún íntimo de Vicente, pero sí y mucho para el público en general. Aleixandre “epente” según la denominación lorquina de gay. No fue Bousoño el único en la postguerra, yo mismo sé otros nombres, pero Vicente era más reservado al hablar de lo cercano que de lo lejano.

Un grave error de Emilio Calderón es haber buscado la protección de los actuales herederos de Aleixandre (una sobrina nieta y el amigo que la apoya) cuando todos sabíamos lo mal que Vicente se llevaba con quien fue su segundo heredero –tras su hermana Conchita- el primo ingeniero de caminos, padre de los actuales. En honor de bousono-1aquel señor hemos de decir que aunque no apoyara en exceso a su primo, mantuvo en todo una discreta  distancia. Cuando en 1988 y en un libro de la Universidad de Sevilla titulado “A una verdad” yo hablé de la homosexualidad de Aleixandre creo que por vez primera en público, a propósito de los recuerdos cernudianos que el propio Aleixandre me había referido, el ABC de la época armó un cierto barullo llamándome “traidor a una amistad”. El heredero y primo nada dijo.  Pero claro en el libro los amigos de los actuales herederos se buscan y eligen mientras que se procura preterir a quienes defendimos  que Conchita había regalado a Bousoño sus papeles personales siguiendo la voluntad del finado. Bousoño y su ahora viuda Ruth son los poseedores legítimos de esos papeles según sentencia ratificada por el Tribunal Supremo, que no gusta al bando de los herederos. ¡Pobre Aleixandre al cabo, el más perjudicado sin duda! La biografía vale porque sobreabunda en datos personales, familiares y literarios, aunque deja muchas lagunas (subsanables) sobre una intimidad revelada en lo básico, pero aún con notables sombras. Vicente fue un ser humano espléndido que llevó con dignidad una etapa muy difícil.da-costa-desnudo-masculino-pintores-y-pinturas-juan-carlos-boveri


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?