Imagen de artículos de LAdeV

Ver todos los artículos


Alatriste y la España imperial.

Durante casi dos siglos España fue la primera potencia de Europa, lo que en ese momento (XVI y parte del XVII) equivalía a  primera potencia mundial. Máxime al anexionar Felipe II la corona de Portugal y sus también inmensos territorios ultramarinos. De ahí lo de “Rey-planeta”, aunque se aplicara al ya  decadente Felipe IV, tan amante del arte y las féminas. España luchó hasta la extenuación (singularmente en Europa) por defender a la Iglesia católica. De ahí esa rara unión -piedra de toque de nuestro ser modernos- españolidad=catolicismo, aún defendida por el PP.

 Somos el fruto de una larga decadencia y de un absurdo sometimiento al catolicismo que frecuentemente  nos impidió avanzar. Pero fuimos también ese pasado espléndido (pintura, literatura) que hasta hoy se nos volvía incómodo por parecer         -injustamente- exclusivo patrimonio de la derecha confesional tridentina. Una de las singularidades de “Alatriste”, la película de Díaz Yanes, es tratar que ese patrimonio histórico sea de todos. Asumible también por la izquierda. Por eso homenajea visualmente a Velázquez, y Quevedo aparece como personaje contra el Poder. La Inquisición es satirizada (aunque pocos se den cuenta, el papel de Inquisidor General lo hace una actriz, no sabemos si por señalar femeninos tópicos del clero) y frente a la ineficacia del magno poder del rey, rodeado de  validos, lo que cuenta y se ensalza es ese pueblo plural y heterodoxo que representa el falso capitán Diego Alatriste, flor de perdedores, y sus amigos con acentos y hablas diversos. Un pueblo vivo y capaz (arte además) frente a una política yerta al servicio de la Cruz.

¿Sigue nuestra derecha donde estaba, donde la sitúo la inmensa labor de Menéndez Pelayo? ¿La Iglesia es aún -de otro modo- un obstáculo a nuestro progreso? ¿Deben chocar los mal llamados “nacionalismos periféricos” con el nacionalismo español? ¿No debería ser España -como fue- las Españas?  Quizá por ello -en contradicción afirmante- “Alatriste es una película muy española. Otra visión de “En Flandes se ha puesto el sol”, drama por cierto, de un catalán, Eduardo Marquina.


¿Te gustó el artículo?

¿Te gusta la página?